Parece que el invierno se va alejando en nuestro entorno. El sol y el verano se acercan a Donostia.

Desde Kare, este estudio donde ayudamos a las personas a acercarse a la belleza a través del bienestar, me gustaría hablarte hoy de los riesgos de la exposición descontrolada a la radiación solar, pero también de los beneficios que aporta el sol a nuestra salud.

¿Es necesaria la exposición al sol?

Desde siempre, el sol ha sido considerado un complemento en la curación de enfermedades. En la antigüedad se aprovechaba aquello que ofrecía la naturaleza para mejorar la salud y la luz solar era una de las opciones disponibles.

Por ejemplo, sabíamos que la exposición al sol mejoraba algunos problemas de la piel y en el siglo pasado se utilizaban baños de sol para aliviar a los pacientes con tuberculosis.

La exposición al sol es necesaria y me gustaría contarte cuáles son algunos de los beneficios que puedes obtener de ella.

Algunos beneficios que aporta el sol a nuestra salud

La vitamina D es vital para mantener tus huesos fuertes ya que ayuda a que el organismo absorba el calcio. También es muy importante para que tu sistema inmune funcione de forma correcta. Pero tu cuerpo no puede sintetizar esta vitamina por sí mismo, necesita la exposición directa a la luz solar para crearla a partir de moléculas precursoras. Por tanto, para mantener unos niveles adecuados de vitamina D el sol es necesario, aunque también puedes ayudar con suplementos o ciertos alimentos como los pescados grasos o la yema de huevo.

Otro de los beneficios que aporta la exposición al sol es la regulación de los ritmos circadianos y de descanso. Los ritmos circadianos marcan el correcto funcionamiento de la fisiología, el metabolismo y el ritmo de sueño y descanso. En este enlace puedes leer más sobre trastornos del sueño en nuestro blog.

La ausencia de la luz solar se relaciona con índices mayores de depresión. Durante el invierno, es habitual sentir una disminución de la energía. La luz brillante aumenta la producción de serotonina, un neurotransmisor relacionado con el estado de ánimo. Su reducción se ha asociado durante años a los sintomas depresivos. Por ello parece importante mantener una correcta exposición al sol para mejorar el ánimo. ¿No es cierto que nos sentimos de mejor humor cuando hace buen tiempo?

La salud visual también se ve afectada por un menor acceso a la luz natural. Hay muchos estudios que relacionan pasar más tiempo al aire libre con la reducción de los niveles de miopía. En este enlace te dejo acceso a un estudio que habla de la reducción de tasas de miopía en niños con más permanencia en exteriores.

Riesgos de la exposición al sol

A pesar de los inumerables beneficios que aporta la exposición solar, es cierto que existen riesgos que debemos tratar de minimizar. El melanoma es probablemente el más grave de ellos pero también existen otros como el envejecimiento prematuro de la piel, la aparición de arrugas y manchas o el riesgo de quemaduras. Para prevenirlos, es importante que la exposición al sol se realice de forma controlada, gradual y progresiva.

Además debes tener en cuenta tu propia tolerancia a los rayos solares, utilizando el sentido común: cuando la piel comienza a ponerse roja, es suficiente. Tampoco olvides el lugar del mundo donde te encuentras: los rayos solares no inciden igual en unas latitudes que en otras.

Y, por último, no hay que dejar de lado los diferentes tipos de protectores solares, pero de ellos te hablaré más detenidamente en un próximo artículo.

sol-min.jpg

Comment